La imperante necesidad de volver a gritar libertad

Home / Sin categoría / La imperante necesidad de volver a gritar libertad

La imperante necesidad de volver a gritar libertad

Desde comienzos del siglo xx y apoyados fundamentalmente en la debilitación española a causa de la invasión francesa comandada por  napoleón Bonaparte, las colonias españolas en América comenzaron a despertar de un letargo  de más de 5 siglos, la primera en rebelarse contra la monarquía fue la república ecuatoriana seguida un año más tarde por lo que es hoy la república de Colombia. Un día como hoy, hace ya 205 años un conjunto de criollos cansados de la imposibilidad de gobernar a su pueblo,  de los múltiples atropellos infringidos por la corona y animados por el germen revolucionario obtenido en sus visitas a la cuna de la ilustración alzarían sus voces contra los cielos para pedir independencia,

Era viernes, la plaza de mercado era confluida por cientos de granadinos que cargaban con la desesperación en su mirada y la impotencia a flor de piel, un grupo de criollos encabezados por Pantaleón santa maría y los hermanos morales.  Se habían ingeniado un plan para sembrar la rebelión en el corazón del pueblo. Este  consistía en asistir a el negocio de Gonzales Llorente, un afamado comerciante chapetón, pedirle prestado un florero para el recibimiento  de un colega y ante la posible negativa de este responder de forma violenta sembrando el desorden que desembocaría en la revuelta que daría finalmente como resultado la declaración de la junta suprema en Bogotá.

El plan resulto a la perfección, ante el llamamiento hecho por los criollos el pueblo diezmado por los impuestos, la miseria y la violencia contesto en una única voz de protesta que culmino un 7 de agosto  de 1810 con la independencia absoluta de la España colonial.  Esta es la historia contada y tal vez salvo algunas distorsiones lo sucedido aquel día, sin embargo, cabe preguntarnos. ¿Realmente Colombia es una república libre e independiente? Desde sus comienzos y hasta ahora, el pueblo colombiano se ha visto sumido en la miseria, la corrupción, la muerte, ha sido invadida, golpeada y saqueada. Y más que recordar el día de hoy como un hecho histórico, es un día para recordar la necesidad de un segundo grito de libertad.

Partamos desde el principio, mencionando en primer lugar  los conflicto causados por la bifurcación ideología, entre centralistas y federalistas, recordemos como por la ambición de una y otra cabeza de la revolución nace la posibilidad de una reconquista española y el derramamiento de sangre que imposibilito la conformación de una base solida para edificar nuestra república, siendo paradojicamente esta bifurcación de pensamiento la que evitaría una solidificación posterior. La desigualdad ha habitado nuestro territorio desde sus  primeros tiempos. El poder se dividía entre criollos y terratenientes dejando el pueblo como obreros u esclavos en su gran mayoría,  siendo esta la causa de enfrentamientos posteriores, y es que ¿realmente es necesaria la desigualdad? ¿Porque el hombre tiene que ver a sus semejantes en un relación de obligatoria dominación? ¿Porque no podemos ser iguales y libres?  es allí donde se centra la perversidad del ser en la necesidad del acrecentamiento del ego y la ambición.

De esta manera prosigue la creación de una república  sin ningún tipo de cimientos, más que la orientación de una clase dominante bajo el conservatismo religioso y las viejas costumbres de gobierno coloniales.  que como es de esperarse se verían contradichas por el sector opuesto el diezmado e histórico liberalismo colombiano, es así como el establecimiento del gobierno, las leyes y la autoridad se fueron alternando en múltiples contradicciones legales tan radicales por ambas partes que al presentar tal irreconciabilidad. Un  17 de octubre de 1899 se iniciaría una sangrienta disputa de mil días que quedara marcada en los corazones de las madres, esposas, e hijos colombianos que perdieron sus seres queridos en una disputa creada por la radicalidad y la incapacidad de razonar que ha caracterizado a nuestros dirigentes durante toda la historia colombiana.

Terminada esta, se erige victorioso el conservatismo colombiano, y con este se iniciara una etapa de radicalismo político, ideológico y de gobierno nunca antes vista en la república de Colombia. Para esos días la creciente nación norteamericana había empleado esfuerzos fructíferos en la obtención de un territorio colombiano, para la culminación de la guerra el canal de panamá pertenecía a estados unidos y panamá antes territorio colombiano era república independiente, siendo esta intervención la primera de miles que aun hoy perviven en nuestro territorio. Y si bien en su construcción Colombia se alejaba dando tumbos gigantes de la libertad un día saboreada, con la intervención estadounidense se entrega la soberanía que un día en aquella plaza de mercado miles de santafereños recuperaron alzando su voz contra la colonia española.

Una de la primeras multinacionales en invadir Colombia fue la united fruit company, trayendo consigo la esclavitud  cubierta con el manto del desarrollo, un fenómeno que se ha extendido hasta nuestros días. Recordemos como en aquellos años miles de compatriotas fueron asesinados en la ciénaga a causa de la rebelión que se produjo en contra de la ola de miseria y represión creada por esta compañía en todo el magdalena medio. Y es aun más triste como teniendo ya estos antecedentes las invasiones multinacionales se acrecentó en forma desaforada propagando el fenómeno desarrollista bajo el cual se han  saqueado nuestros recursos y esclavizado a nuestros compatriotas.

El régimen conservador seguía su trasegar por la historia, manteniendo su poder a partir de la represión infringida a nuevas corrientes políticas que surgían, el comunismo hacia su arribo en Colombia, sin embargo, un arribo trágico pues se respondió con olas de muerte y represión a sus principales  estandartes y líderes políticos, cabe resaltar que Colombia como ya mencionamos se había convertido en bastión norte americano. Lo cual hacia aun mas repudiado los nacientes movimientos obreros.

Ahora bien, prosiguiendo con esta enumeración de innumerables errores, aparece el populismo, de la mano de aquel recordado caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán, recordado históricamente como  el dirigente del pueblo,  un haz de esperanza en la pútrida trama política de este país. Sin embargo, el 9 de abril de 1948, es asesinado en plena plaza de Bogotá, desencadenando aquel dia la furia de miles de colombianos que no pudieron soportar más la impotencia de prever un cambio que parecía próximo y que nunca llegaría. El bogotazo una ola de violencia y destrucción,  el primer síntoma  que demostraba que aquel pueblo diezmado no aguantaría mas el flagelo de sus dirigentes.

Al final de la década del 50  se establecería el frente nacional, una coalición política entre liberales y conservadores, una coalición radical, que segregaba diferentes ideologías nacientes, el pueblo no quería mas de los mismo ya la única solución visible fue conformar una guerrilla animada por los crecientes movimientos guerrilleros que surgían en América latina, en 1964 hubo la conformación oficial de la guerrilla colombiana, un movimiento que ha prevalecido desde entonces. Creando resistencia, violencia y múltiples problemáticas sociales que padece Colombia actualmente.

El frente nacional caería en la década del 70, una década acompañada de guerra, por un lado nacían nuevos entes guerrilleros al margen de la ley, por otro se consolidaba la delincuencia común y  finalmente comenzaría a avistarse lo que sería  la época del narcotráfico y la guerra de carteles por el control del mercado de la cocaína en todo el mundo. Este fenómeno se extendería en todo su furor hasta la década de los 90”s. sin embargo,  allí se recrudecería el conflicto armado, entrando en escena las fuerzas paramilitares colombianas, ahora se conformaba una guerra de tres frentes. Iniciando un conflicto que desangro nuestros pueblos hasta convertirlos en cementerios  sin habitantes ni muestra de vida alguna.

Con la llegada del nuevo milenio,  el conflicto se enardecía, era imposible viajar por carretera hacia diversos sectores del territorio colombiano con tranquilidad, para el año 2002, entraría en la presidencia un  afamado ente en la política nacional, Álvaro Uribe Vélez, un carismático orador que se ganaría la confianza de miles de colombianos que creían en su mano  dura contra la guerra, lanzando como política central la seguridad democrática, un plan de choque contra la guerrilla colombino donde se libero múltiples puntos controlados por esta,  los pueblos ahora “libres” comenzaron reactivar sus actividades económicas, culturales, sociales etc.

El futuro aparecía incierto aunque más esperanzador que el pasado, sin embargo, en los años venideros, aquel carismático orador en el que en un tiempo todos creímos, comenzó a develar su verdadera ser, aquel hombre había sido el creador de los primeros grupos que iniciaron el paramilitarismo en Colombia, de igual manera aquel hombre dejo de invertir en educación para invertir en guerra, dejo de apoyar la economía local para permitir el acceso de  miles de multinacionales que debilitaron la economía colombiana, aquel hombre también despilfarro el presupuesto nacional dejando la deuda externa con un aumento desmesurado, y es que después de aquel gobierno que duraría ocho largos años,  Colombia ya había sido vendida, aquella soberanía que se proclamada se quedaba solo en el papel, y es desde aquel 2008, donde se hace necesario volver a recuperar la libertad y la soberanía que un día hace 205 años conquistamos.

Jose Miguel Ocampo

Recent Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, click en el enlace para mayor información.All About cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies